+549 (261) 404 85 00 consultas@medisargentina.com

Tratamiento de la Eyaculación Precoz, la importancia de aceptarse

eyaculación precozEl tratamiento de la eyaculación precoz comienza en el preciso instante en que el hombre aquejado de lo que él sabe un problema, decide afrontarlo, deshacerse de la vergüenza y acudir a su médico.

Seguramente, si supiera que entre el 30% y el 70% de los hombres han experimentado en algún momento de su vida un episodio de incontinencia, sabría que lo que le sucede está suficientemente estudiado y que la ciencia ofrece soluciones basadas en serios ensayos clínicos.

La eyaculación precoz no es más que la incapacidad del hombre para reconocer y controlar el momento exacto en que se va a producir el orgasmo, las fases de su propia excitación sexual. Esto hace que la eyaculación se produzca en las primeras fases de la relación sexual, bien antes, durante o inmediatamente después de la penetración.

La correlativa y casi siempre segura consecuencia de este tipo de disfunción es la ansiedad, la angustia ante una situación que al paciente puede antojársele sin solución y que puede llevarle a evitar mantener relaciones, al aislamiento y a la desconfianza. Esta sensación dependerá en gran parte de cuál sea el tipo de eyaculación precoz que el afectado presenta, ya que puede ser de dos tipos:

•    Primaria. Es aquella cuyo germen se sitúa en la adolescencia del hombre y que puede ser debida a una deficiente educación sexual o malos hábitos de inicio.
•    Secundaria o sobrevenida y que se produce en un estadio de la vida adulta del paciente a causa en la mayor parte de los casos de situaciones de estrés, largo tiempo de inactividad sexual o alguna clase de choque emocional grave.

En ambos casos el tratamiento será de índole mayoritariamente psicológico. Porque contrariamente a lo que  podría parecer, las causa de la eyaculación precoz son eminentemente de éste carácter. Raramente existe un condicionante físico en el origen del problema.

Así como podemos distinguir tipos de eyaculación precoz, podemos dividir su evolución  en grados, casi siempre asociados a los tipos antes mencionados.

Existen cuatro grados ligados a una mayor o menor severidad del problema.
•    El grado uno es el menos preocupante ya que se produce en pacientes cuya eyaculación precoz pertenece al tipo secundario y en cuyas causas se encuentran estados transitorios de estrés o problemas personales o profesionales.
•    En el grado dos, quien sufre de esta disfunción debe plantearse acudir a un terapeuta, pues su problema está comenzando a cronificarse. Sigue estando asociado al tipo secundario de eyaculación precoz.
•    En el grado tres, ligado ya además al tipo primario los condicionantes psicológicos son más profundos, el paciente ve su vida estrechamente subordinada a sentimientos desfavorables.
•    El grado cuatro es, por fin, aquél en el que la evolución del paciente se encuentra en su punto álgido. La atención de un profesional es fundamental en esta situación en la que la salud y la propia aceptación como persona del paciente están en juego ya que la visión que en ese momento tiene de sí mismo tiende a acentuar los valores negativos sobre cualquier otra consideración.

De todo lo expuesto se desprende que el tratamiento de la eyaculación precoz, salvo que se pueda determinar su origen físico, lo cual es posible, consiste en el descubrimiento de las causas psicológicas que la producen. Identificar, reconocer y aprender sobre la propia sexualidad hasta establecer una relación sólida y duradera entre sexo y placer, alejada de la angustia y culpabilidad.

Si la información aquí proporcionada puede ser de utilidad para alguien, no lo dude. Compártalo en su Web o su blog. http://www.medisargentina.com

Author Info

admin

Sin Comentarios

Publicar un Comentario